«Unos 16.000 discapacitados van a la universidad»

2329_teresapalahionce_La vicepresidenta de la ONCE, Teresa Palahí, da una visión diferente de los problemas y avances en la educación de hoy en España

 La ONCE siempre ha apostado por el empleo para conseguir una integración de las personas con diversidad funcional en el mercado laboral. La vicepresidenta de esta organización, Teresa Palahí, asegura, en una entrevista a El Economista, que «debemos seguir esforzándonos en explicar nuestras necesidades al sector privado, para que su colaboración aumente».

¿Cómo ve la situación de los jóvenes con discapacidad en nuestro país?

Muy difícil, estamos ante la generación mejor formada de personas con discapacidad. Tienen muchas dificultades para incorporarse al mercado laboral. La Fundación ONCE ha puesto en marcha un proyecto de captación de jóvenes llamado ´No te rindas nunca´.

¿Cree que habrá mejoras para el empleo?

Llevamos muchos años trabajando para concienciar a los empresarios sobre las ventajas de contratar a personas con discapacidad. Además de tener bonificaciones en los contratos, van a encontrarse a unas personas que han dedicado la mayor parte de su vida a esforzarse para conseguir sus metas. La Once pone a disposición de las personas que tienen un empleo las adaptaciones de puesto de trabajo, para que puedan realizar las tareas del puesto que desempeñen, de la misma forma que cualquier otra persona que no tenga discapacidad.

¿Cuál es la función principal que tiene la ONCE con los jóvenes universitarios?

Nuestros estudiantes, incluidos los universitarios, son atendidos por los equipos de profesionales de los Servicios Sociales de la ONCE. Contamos con 1.800 profesionales en esta área. Nuestros profesionales les orientan en su trayectoria. Una vez incorporados a los estudios, la Once adaptará su puesto de estudio, con la ayuda de todas las herramientas tiflotecnológicas con las que contamos, las cuales permiten que nuestros estudiantes puedan acceder a la información en igualdad de condiciones.

¿Cree que las universidades públicas están adaptadas para los colectivos con diversidad funcional?, ¿qué haría falta para mejorar?

Son más de 16.000 las personas con discapacidad matriculadas en nuestras universidades. Poco a poco se va avanzando; el pasado año, la Fundación Once organizó el I Congreso de Universidades y Discapacidad. Allí estuvieron representadas casi todas las universidades españolas, lo que demuestra su interés por estos estudiantes y también la necesidad que tienen de adaptarse a la Convención de la ONU, de los derechos de las personas con discapacidad, en relación a la educación inclusiva. Se presentaron muchos ejemplos de buenas prácticas. Los docentes pidieron recibir más información sobre la legislación vigente. Es un primer paso, pero el camino de la concienciación empezó hace años con el ejemplo de los estudiantes con discapacidad que abrieron las puertas a los demás.

ibercampus

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *