¡Por favor, tírame al contenedor! Al Estado no le importa.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=wwsgDuxomUE&w=640&h=480&rel=0]

Al contenedor va todo lo que nos sobra, comida, papeles… y personas. Porque no queremos terminar así: en el camión de la basura como si fuésemos realmente inútiles, inservibles, sin capacidad ni dignidad, hemos creado este vídeo.

Porque somos capaces de reaccionar, de levantar la voz y defender nuestros derechos, queremos que veas este audiovisual y lo difundas, esperamos que te inquiete y lo comentes en tu entorno… Esperamos, finalmente, que te lleve a actuar contra la estafa de esta crisis. Te invitamos a unirte a nuestros comunicados y manifestaciones en contra del desmantelamiento de la red de servicios sociales que tantos años nos ha costado construir.

Defiende, con nosotros, un estado del bienestar con oportunidades para todos, posible, justo y solidario.

Snap_2013.10.01_11h39m24s_001_

 

 

 

 

¡Por favor, tírame al contenedor!

Al Estado no le importa.

“La deshumanización que resulta del “orden injusto”, no puede ser razón para la pérdida de la esperanza, por el contrario, debe ser motivo de una mayor esperanza”.

Paulo Freire.

No queremos que nadie nos tire al contenedor, ni a nosotros ni a nuestros proyectos y aspiraciones. Unir tu voz a la  nuestra es la finalidad que persigue este video.

Llevamos 30 años, en nuestro país luchando por la promoción personal y la inclusión social, 30 años generando valores y progreso; creando empleo y recursos. Toda la vida, intentando sensibilizar a la sociedad entera para que se nos mire como personas, no como dependientes, ni usuarios, ni pacientes… sobre todo personas. Seres  humanos, como todos: con capacidades y limitaciones. También, como todos, necesitamos de los demás para vivir con dignidad y ser felices, para estar ocupados, crecer, imaginar, crear…

Hubiéramos tirado al contenedor las leyes, los decretos y hasta la misma Constitución porqué no es más que papel mojado; pero… ¿te hubiera llamado la atención? Una persona con discapacidad que pide ser arrojada al contenedor es, sin duda, una imagen que no quisiéramos ver jamás pero… ¿qué queda de las personas cuando se las priva de los medios necesarios para vivir con dignidad?, ¿qué queda de un ser humano cuando se le empuja a volver al ostracismo, se le priva de su vida social, de su formación y de su ocupación, se le cortan sus esperanzas y se le invita a la muerte?

El contenedor se está convirtiendo en un signo especialmente significativo del desmantelamiento del Estado de bienestar, el progreso y la justicia.

Es fácil descubrir a personas, jóvenes y ancianos, familias enteras buscando entre la basura algo para comer… si es preciso, metiéndose dentro del mismo contenedor. No es raro que, de vez en cuando, aparezca algún bebé vivo o muerto, en uno de estos contenedores. Cada día en este tiempo de verdadera indignación podemos verlos arder o convertidos en barreras para protegerse de la policía. También se está haciendo normal ver toneladas de basura, amontonada al lado del contenedor cuando quienes trabajan en su recogida ven amenazados su trabajo y sus derechos.

Es evidente que al contendedor de basura deberían ir todas esas leyes que amenazan el estado de bienestar y la supervivencia de instituciones y servicios que hemos ido creando las asociaciones con la colaboración de todos, el estado y la sociedad.

A la basura deberían ir todos los argumentos de muchos de los que nos hicieron creen que entendían nuestras aspiraciones, que creían en nuestra capacidades. Las razones y las leyes que vuelven a resucitar el paternalismo y la resignación con argumentos economicistas profundamente insolidarios, que nos empujan hacia el pasado.

Ante la estafa de esta crisis iniciada, sostenida y controlada por los poderes financieros es necesario abrir los ojos, unirse a otros y movilizarse. Las necesidades de las personas deben tener preferencia sobre la ambición y los privilegios. Los derechos de las personas deben tener preferencia sobre el incremento de beneficios de los bancos.

Al contenedor va todo lo que nos sobra, comida, papeles… y personas. Porque no queremos terminar así: en el camión de la basura como si fuésemos realmente inútiles, inservibles, sin capacidad ni dignidad, hemos creado este video.

Porque somos capaces de reaccionar, de levantar la voz y defender nuestros derechos queremos que veas este video y lo difundas, esperamos que te inquiete y lo comentes en tu entorno… Esperamos, finalmente, que te lleve a actuar contra las estafas de esta crisis. Te invitamos a unirte a nuestros comunicados y manifestaciones en contra del desmantelamiento de la red de servicios sociales que tantos años nos ha costado construir. Defiende, con nosotros, un Estado del bienestar con oportunidades para todos, posible, justo y solidario.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *