Francisco; vacaciones de trabajo

7c168f395aUn único viaje para el Papa: Brasil. Durante todo el mes de agosto, a su regreso, se quedará en el Vaticano

GIACOMO GALEAZZI

CIUDAD DEL VATICANO

Una breve visita a Castel Gandolfo ayer por la mañana y otra para el 15 de agosto. Sin contar el viaje a Brasil por la Jornada Mundial de la Juventud a fines de julio, el verano del Papa será un periodo exclusivamente de trabajo. Una decisión en sintonía con un clima generalizado de austeridad: muchos fieles no irán de vacaciones y así el Papa tampoco dejará su habitación de Santa Marta; continuará trabajando y proyectando la radical reforma de la Curia romana, no hay que olvidar que a principios de octubre Francisco se reunirá con el Consejo de los occho cardenales consejeros.

De cualquier manera, en la Parroquia de Santo Tomás de Villanova (Castel Gandolfo) esperan que haya alguna sorpresa fuera del programa. «Nosotros lo esperamos, sentimos que es uno de la familia, un amigo al que esperamos volver a ver dentro de poco», explicó el párroco de Castel Gandolfo, Pietro Diletti. Después del encuentro del 23 de marzo con Benedicto XVI, la segunda visita (la primera pública) de Francisco a Castel Gandolfo se convirtió en un baño de multitud.

Predicó y recibió el abrazo de 20 mil personas, después almorzó con los jesuitas de la Specola Vaticana, el observatorio astronómico de la Santa Sede, y regresó a Santa Marta. El Pontífice, que no pasará sus vacaciones en “Castello” volverá a Castel Gandolfo el 15 de agosto, para la fiesta de la Asunción y celebrará la Misa. Por lo demás, «cuando era arzobispo de Buenos Aires no se iba de vacaciones», recuerdan en la Curia.

Su primera Jornada Mundial de la Juventud nos dirá mucho sobre su relación con las jóvenes generaciones , desafío y esperanza del catolicismo en la globalización y en las sociedades secularizadas. Las JMJ, creación de Papa Wojtyla, son más parecidas a la agregación en grandes eventos que proponen en América Latina algunos grupos pentecostales y protestantes, por lo que la cita en Río de Janeiro (del 22 al 28 de julio) se anuncia como un evento de enorme interés para interpretar las líneas guía del Pontificado.

Ayer, Francisco citó la JMJ durante el Ángelus en Castel Gandolfo. A pocos días del gran evento que había programado Benedicto XVI, Bergoglio indicó algunos de los elementos de la próxima JMJ, que llevará al continente americano al primer Papa latinoamericano de la historia de la Iglesia.

La misión es un tema muy importante para Francisco y seguramente lo propondrá a todos los jóvenes del mundo (se estima que asistirán a Río alrededor de 2 millones), mientras que la Virgen de Aparecida, citada ayer en el Ángelus y venerada en el segundo Santuario más frecuentado del continente (después del de la Guadalupe), evoca la última asamblea del episcopado latinoamericano que se llevó a cabo en 2007 y cuyo documento final lleva la “marca Bergoglio”. «Salgamos a encontrar a la gente, sin quedarnos sentados en la curia o en la canonjía a esperar que la gente venga a nosotros».

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *