Diaconía 2013 – Caridad, fraternidad y sobriedad: la línea evangélica de la Iglesia francesa –

El mensaje final de “Diaconía 2013”, es decir los Estados generales de la caridad en Lourdes

Giorgio Bernardelli

Roma

DIACONIA_2013«Nadie es tan pobre como para no tener nada que compartir. La fraternidad no es una opción, sino una necesidad».  Comienza con estas palabras el mensaje final que la Iglesia católica francesa dio a conocer desde Lourdes, como conclusión de “Diaconía 2013”, los Estados Generales de la caridad en los que se reunieron en estos días alrededor de 12 mil personas de todas las diócesis galas. Un evento que termina después de un recorrido que duró tres años, pero que, debido relevancia que ha dado el Papa Francisco al tema de la pobreza durante esta primera fase de su Pontificado, se enriqueció enormemente.

La experiencia de “Diaconía 2013” fue, efectivamente, un ejemplo de «Iglesia con los pobres»; uno de los aspectos más importantes fue la decisión de otorgar verdaderamente la palabra a los pobres. Mediante las narraciones de los que viven concretamente situaciones difíciles hubo un enorme testimonio sobre el significado de la fraternidad. Así, durante la inauguración del jueves pasado, los 12 mil fieles reunidos en Lourdes escucharon las palabras de tres representantes de un grupo llamado “Place et parole des pauvres”. Pocas fraces y muy sencillas, pero muy significativas.

«Cuando vemos a los más ricos, a vceces sentimos odio –dijo, por ejemplo, Alain. Lo que nos falta es el perdón, pero si uno sufre solo es difícil aprender a perdonar. En grupo se vuelve más fácil, porque se llega a compartir». «La caridad que busco es más el compartir que un don –añadió Laurence. Si no puedo dar algo a cambio, me da fastidio». «Podríamos pensar en crear pequeños grupos para vernos más seguido –sugirió Marie France. Tal vez de esta manera los pobrer ya no tendrían miedo de entrar a la Iglesia».

Justamente esta idea de una Iglesia que sea una verdadera casa con las puertas abiertas para todos fue el compás que marcó las tres jornadas de “Diaconía 2013”. Durante la homilía de la Misa final, el cardenal arzobispo de París, André Vingt-Trois habló abiertamente de un «nuevo inicio para vivir de forma renovada la fraternidad en nuestras comunidades».

El mensaje final habla de una Iglesia en la que, «juntos, osemos abandonar una mirada que juzga y humilla a los pobres, para elegir una que nos libere; osemos juntos hacer un sitio a los pobres en nuestras comunidades; osemos juntos cambiar las políticas públicas a nivel local e internacional, para que las decisiones que se tomen tengan en cuenta las situaciones de los más frágiles, en el respeto de la justicia y de la dignidad».

La misma Iglesia que en estas semanas ha estado en el frente de la batalla en contra de los matrimonios homosexuales replantea con un estilo nuevo el ideal francés de la “Fraternité”. Una forma más para aclarar que la oposición a la ley Taubira no es un cheque en blanco para las fuerzas de la derecha francesa.

vatican insider

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *