XXXIX Asamblea General de la FRATER

26 ABRIL 2013 | POR JOSE LUIS

FraterAGLa Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad de España, movimiento de la Federación de Acción Católica, celebra su XXXIX Asamblea General, bajo el lema “Partir el pan, compartir la misión”, en Segovia, los días 26, 27 y 28 de Abril 2013. Concretamente en  el Hotel Puerta de Segovia, situado en la Carretera de Soria, 12. La Lastrilla (Segovia). Participan los representantes de las Fraternidades Diocesanas de España y el Presidentas de Frater Intercontinental y Frater Europea.

A partir de una reflexión sobre la situación actual de Frater, se decidirán las líneas de actuación para los próximos cuatro años y se procederá a la elección del Presidente General de Frater España y ratificación del Equipo General para los próximos cuatro años. La Frater es un Movimiento de la Iglesia Católica, de carácter internacional, extendido por Treinta y nueve Países del mundo en cuatro Continentes: África: 7 países.  América: 17. Asia: 2. Europa: 11 países. La Frater en España cuenta con unos cinco mil miembros  con presencia en 41 Diócesis, en todas las Comunidades Autónomas, excepto en Galicia. En fase de inicio en Extremadura. Participan en la Asamblea 71 personas representando a toda la Frater de España.

El lema de la Asamblea: PARTIR EL PAN, COMPARTIR LA MISIÓN, hace alusión al propio Jesús, pan que se entrega en comida, como alimento de los creyentes. El pan que es la propia vida. Partir, repartir y compartir lo que uno tiene, lo que uno es, lo que uno sueña y siente. Dar nuestra fuerza y debilidad, nuestra ilusión y abatimiento, nuestro canto y silencio. Dar nuestro tiempo, darnos cada día para humanizar nuestras relaciones, denunciar las injusticias, en concreto las que afectan al sector de la enfermedad y discapacidad,  que impiden al ser humano ser reconocido y atendido como tal. Esto es lo que hace Jesús, el Hijo del Hombre, el Hijo de Dios, el Dios de rostro humano, el hombre cuya vida habla de Dios. Él mismo se convierte en don, en entrega, en regalo. Sorprendente forma de actuar en un mundo de brazos cerrados.

UN POCO DE HISTORIA Y LOS VALORES DE FRATER

En la base: la relación personal y la amistad. La Frater, Movimiento de personas con enfermedad y discapacidad física y sensorial,  fue fundada en el año 1945 en Verdún (Francia) por el sacerdote francés Henri François –Padre François- enfermo desde joven, con frecuentes hospitalizaciones, que le hacen descubrir la importancia de la relación personal entre los enfermos que comparten una habitación de hospital, y los lazos de relación y amistad que se establecían entre ellos y que duraban. Relación personal de los que pasan por la misma situación, no para dejarse envolver por un lamento común de su situación de carencia, tan frecuente, sino de aliento y ánimo, que ayude a ser personas, a vivir alegremente la fe en Jesús, a ampliar horizontes vitales, a luchar contra las limitaciones de la enfermedad y discapacidad, a saber vivir con alegría y energía en medio de ellas, y denunciar las injusticias.

A partir de entonces se va extendiendo paulatinamente por todo el mundo. A España llega en los años 60. La persona enferma y discapacitada, miembro activo y “protagonista”. La Frater trabaja por la incorporación de las personas enfermas y con discapacidad en la sociedad, como miembros activos que luchan por la integración social y eclesial. Desde esta  concepción, los propios enfermos y discapacitados pasan de ser receptores pasivos de cuidados y atenciones a ser “protagonistas” de su propio desarrollo integral y sujetos evangelizadores activos en la comunidad de los discípulos de Jesús. Los propios enfermos y discapacitados gestionan el Movimiento.

Vivir con madurez la situación de discapacidad o enfermedad y trabajar por un mundo mejor. La Frater es un Movimiento confesional cristiano, cuyo pasaje fundacional es la curación de Cristo al paralítico, (Mc. 2, 1-11), en que le dice “levántate, coge tu camilla y anda”, que anima al propio enfermo y discapacitado a asumir su propia realidad, aceptarse y quererse a sí mismo y caminar. No quedarse al borde del camino. Confiar en las propias capacidades que superan a las limitaciones y en que la unión de todos, contribuirá a crear una sociedad sin barreras, más justa, fraterna y solidaria. El estímulo para trabajar por esta sociedad es la fe en Jesús, integrada en la propia vida y la confianza en Dios que no abandona a sus hijos y camina con ellos en medio de las alegrías y las dificultade

HOAC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguir

Recibe las actualizaciones en tu buzón de correo electrónico

Únete a otros seguidores: