La Iglesia quiere que los sordos “oigan el Evangelio”

4drlnhk8z80xdwpzis6j_qhlghu5hugrv3mwfzsazppk-8_108pxuhjr1u1ku_mmeopxqgj-vcxfx6xwkc_szqixsrl-hwLa Iglesia quiere que los sordos “oigan el Evangelio”

Instalarán en España bucles magnéticos en varios templos

Sean Umphlet  ALFA Y OMEGA

Que ningún impedimento físico aleje a las personas del Evangelio. Este es el punto de partida para todo el trabajo que lleva a cabo la Iglesia en España a favor de las personas con algún tipo de discapacidad, y que en las últimas semanas se ha traducido en dos nuevos compromisos adquiridos por parte de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y de Escuelas Católicas, la mayor patronal de colegios concertados católicos de nuestro país.

Implantes para sordos

Gracias a un convenio firmado entre la CEE y la Fundación ONCE, las personas sordas o con distinto grado de discapacidad auditiva tendrán más fácil el acceso a la asistencia pastoral. El acuerdo establece que en doce de los templos más visitados de España se instalarán bucles magnéticos, un dispositivo que permite hacer llegar la señal de audio de la megafonía y las guías turísticas hasta los audífonos especiales que utilizan los sordos, eliminando el ruido ambiente y las interferencias. Así, los fieles podrán recibir un sonido limpio, nítido, perfectamente inteligible y con un volumen adecuado para que puedan seguir las celebraciones litúrgicas y cualquier otro evento.

Por ahora, el convenio abarca la implantación de estos bucles magnéticos en las catedrales de Madrid, Sevilla, Málaga, Palma de Mallorca, Santiago de Compostela, León y Pamplona; además de los templos de la Sagrada Familia y la abadía de Montserrat, en Barcelona; las basílicas de El Pilar, en Zaragoza, y La Candelaria, en Tenerife; y la iglesia de San Antón, en Madrid. Además, otros templos, como las parroquias de San Vicente Mártir y la basílica de Lledó, ambas en la diócesis de Segorbe-Castellón, han pedido incorporarse al acuerdo, por su larga trayectoria en la atención a personas con discapacidad auditiva.

Eliminar todas las barreras

Según el convenio, la Fundación ONCE facilitará a la CEE información sobre otros productos de apoyo a personas con discapacidad sensorial para que puedan instalarse en lugares de culto, y aportará estos productos libres de coste a los titulares de los centros que lo acuerden. En contrapartida, los obispos se comprometen a colaborar en la identificación de los templos donde estos dispositivos puedan instalarse, para eliminar todo tipo de barreras en la difusión del Evangelio. Como explica el sacerdote Raúl López, de la parroquia de San Vicente Mártir de Castellón, responsable diocesano de la Pastoral del Sordo y usuario él mismo de un audífono, «habitualmente, cuando hablamos de barreras, se asocian con las arquitectónicas y la movilidad reducida. Sin embargo, las personas sordas se enfrentan en su día a día a muchas barreras de comunicación y de información que les dificultan la interacción con su entorno».

Más medios para los niños

También Escuelas Católicas ha profundizado en las últimas semanas en su compromiso de atención a los discapacitados, al formar parte constituyente del nuevo Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia, creado para defender los derechos de estas personas en el ámbito educativo, asistencial y del empleo, así como para ser un interlocutor ante las administraciones, los sindicatos, los partidos políticos y la sociedad.

Más de 4.300 asociaciones se han adherido al nuevo Consejo, cuyo secretario general, José María Alvira, se ha comprometido a defender más medios materiales y humanos para atender a los alumnos con discapacidad, propiciar más sinergias entre educación y empleo, y defender el derecho de las familias con hijos con discapacidad a escoger el centro educativo que más se ajuste a sus propias convicciones.

 

Fuente:  http://es.aleteia.org/

 

Seguir

Recibe las actualizaciones en tu buzón de correo electrónico

Únete a otros seguidores: