El nuevo equipo de Frater España inicia en Segovia su tarea

Marisol García, de espaldas, junto al equipo general de FRATER España en la reunión de ayer. / M.G.

Marisol García, de espaldas, junto al equipo general de FRATER España en la reunión de ayer. / M.G.

La coordinadora de la organización en Europa, Marisol García, participó en la primera reunión tras la Asamblea General

Tras la asamblea general celebrada el pasado mes de abril en Segovia, el nuevo equipo general de la Fraternidad Cristiana de Personas con Discapacidad (FRATER) en España comenzó ayer oficialmente su andadura con un encuentro en la sede de FRATER Segovia, en el que comenzaron a perfilarse las líneas de trabajo emanadas del encuentro nacional de abril.

En los próximos dos años, Segovia será la sede nacional de esta organización orientada a la atención pastoral de los enfermos y discapacitados, ya que la nueva presidenta, Basilisa Martín y el consiliario José María López son segovianos, y ayer tanto ellos como el resto del equipo general de FRATER España se vieron arropados con la presencia de Marisol García, Coordinadora de FRATER Europa.

García -que perteneció al anterior equipo general en España- explicó que las directrices del nuevo equipo general están definidas en las conclusiones de la XXXIX Asamblea General, que apostará por la revitalización del movimiento en las provincias en las que esté más decaído, así como el afianzamiento de la identidad de FRATER en toda España.

Desde Europa, la visión del trabajo con los enfermos y discapacitados es muy pareja a la que se vive en España, marcada esencialmente por la crisis económica y social que atenaza a todo el continente. Por ello, en los 11 países en los que se ha extendido este movimiento el objetivo no puede ser otro que el de “acercarnos a la realidad de las personas con discapacidad e intentar atenderles, animarles y ofrecerles una salida siempre a la luz del Evangelio”, explicó García. Pese a ello, señaló que la principal dificultad reside en la diversidad de lenguas y culturas del continente europeo, que en su opinión supone “una oportunidad de ver la diversidad como un enriquecimiento, que nos favorece y que nos ayuda a seguir trabajando”.

Marisol García destacó el empuje de la FRATER en los países del Este, donde ya ha comenzado a arraigar este movimiento, así como la consolidación del mismo en otros como Francia -lugar en el que fue creado por el sacerdote Henri Francois hace más de 70 años-, que supone la revitalización de una tarea “ardua, difícil pero muy ilusionante”.

 

MARCELO GALINDO – SEGOVIA 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *