«Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida» (Mario Benedetti)

MWSnap001

Queridos amigos:

Llegamos al final de una etapa. Terminamos nuestro servicio como Equipo General Liliana, Margarita y Marisol, que lo hemos venido realizando los últimos seis años. Cuando preparamos nuestra despedida y el relevo al nuevo Equipo General, nos entra cierta nostalgia recordando los momentos pasados, las personas que nos han acompañado, que nos han ayudado y acogido durante estos años en la Frater. También todos los hermanos/as de otros movimientos de Acción Católica. Juntos hemos aprendido a trabajar para llevar a otros el mensaje de Jesús de Nazaret y realizar el fin apostólico de la iglesia, la Evangelización.

En estos últimos seis años hemos prestado este servicio a la Fraternidad, animando, acompañando, organizando encuentros o actividades…, con ilusión y pasión, con nuestras luces y sombras, nuestros aciertos y errores, pero sobre todo poniendo nuestro corazón en lo que hacíamos.

No se trata tanto de enumerar punto por punto lo vivido. Es el momento de dar GRACIAS por la confianza puesta en nosotras, por la oportunidad de prestar este servicio que nos ha enriquecido como personas y nos ayuda a descubrir que el mundo puede ser mejor, si estamos dispuestos a compartir nuestro ser hijos/as de Dios, que nos ama y nos pide que respondamos a nuestros hermanos con ese mismo amor.

… y en el adiós viene la bienvenida.

Tres palabras podrían definir lo que se nos avecina: Novedad. Tenemos un nuevo Equipo General. De ello informamos más adelante. Esto hace que reanimemos nuestra ilusión ante lo que va a acontecer. Confianza. Lo que llega es bueno para la Fraternidad y para las personas con enfermedad y discapacidad física. Alegría. La Frater sigue su andadura. Se produce el relevo. Damos la bienvenida al nuevo Equipo General elegido en la XXXIX Asamblea General que celebramos en Segovia. Nuevas fuerzas e ilusiones mezcladas con experiencia, animarán la vida de la Fraternidad durante los próximos cuatro años. Nos alegramos por ello y agradecemos la disponibilidad de los fraternos/as que lo hacen posible.

Liliana, Margarita y Marisol

Y nosotros, incorporados hace dos años al Equipo General que ahora termina, y que va-mos a seguir otros cuatro más, queremos testimoniar que en la experiencia vivida con estas tres hermanas, no solo hemos sido un equipo de gestión, sino también de fe y amis-tad profunda. Todo un regalo. Les damos las gracias a ellas y se las damos a Dios por ellas. Esperamos continuar esta experiencia con el nuevo Equipo General, con la ayuda y oración de todos los fraternos/as. Dios no está en crisis. Sigue presente en medio de no-sotros, caminando con la Fraternidad.

Basi y Chema

Abrazos del Equipo General

 

Texto completo en formato PDF

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *